jueves, 4 de agosto de 2016

La memoria es tu gran aliada para que llegue la Inspiración


Hay veces que una música, un paseo activa nuestras musas. De repente nuestro cerebro empieza a lanzar ideas creativas, argumentos, personajes o objetos útiles a partir de elementos reciclados.

Sin embargo, en ese mismo instante nos es imposible anotar estas geniales ideas y al cabo de un rato, desaparecen. Y a veces, aunque pasemos rato intentando recordarlas, reconstruyamos la escena para acordarnos de lo que habíamos pensado, es imposible.

Y nosotros, como escritores en constante creación, no podemos permitir que se nos escape ni una idea. Por ello, además de llevar encima siempre un cuaderno y un bolígrafo o usar aplicaciones móviles para anotar ideas (La Grabadora del móvil es mi gran aliada), también podemos ejercitar nuestra memoria y mejorar la retención. Muy atentos a los siguientes trucos y que no se nos escape nada.

Organiza tu rutina

En tu día a día debe haber tiempo para entrenar tu cerebro. Ya sea a través de crucigramas, sudokus o usando juegos de memoria.
Al igual que tu escritura o forma física, nuestro cerebro crece con el entrenamiento. Podemos mejorar nuestra atención, agilidad mental y por supuesto la deseada memoria.
Sobre todo en épocas de oposiciones y exámenes es necesario alternar las intensas sesiones de estudio con juegos de lógica y memoria que además de relajarnos y desconectar nos van a permitir seguir trabajando de una forma más divertida.

Busca las referencias

Sí. Contextualiza tu inspiración y recuérdalo. Graba la situación en la que estás en el momento que te inspiras. Tu color de ropa, el lugar en el que estés y asócialo a tu idea. Por ejemplo, estaba estrenando mi camiseta verde cuando imaginé mi idea de negocio…
Eso sí, no tardes en buscar forma de anotarla para evitar daños menores. Se trata simplemente de un impulso para recordar, sin embargo, no es una técnica definitiva.

Crea tus técnicas de memoria

Utiliza juegos. Inventa canciones o imagínate en situación. Usa las palabras encadenadas. Será divertido, memorizarás tu idea y además seguirás desarrollando tu creatividad.
Las rimas también son buenas aliadas. Hazlas breves y divertidas y no serás capaz de olvidarlas. Es cierto que esta técnica es un poco más elaborada, pero con el paso del tiempo conseguirás dominarla.

Relájate y descansa lo suficiente

Dormir. Tan importante es dormir para tu estado físico como para tu mente. El agotamiento nos conduce al despiste y la mala memoria. Nuestro cerebro necesita oxigenarse y el sueño es la calve para ello.
Procura descansar lo suficiente y verás cómo tu retentiva mejora de forma considerable.

Practica deporte

En este punto tendremos una doble recompensa: estaremos más cansados por lo que dormiremos mejor y nos ayudará a memorizar.
Así es, el deporte es una disciplina. En la mayoría de las actividades deportivas dirigidas las acciones se llevan a cabo mediante tablas planificadas que requieren de nuestra memoria.
Una clase de zumba en la que tenemos que guardar en nuestra mente los pasos de baile o simplemente una tabla de body pump en la que acordarnos del ejercicio y número de repeticiones hará que estemos más concentrados y que nuestro cerebro y músculos sigan creciendo.
Además, ajeno a esto, hacer deporte nos ayuda a desarrollar la hormona de la felicidad (endorfinas) y nuestra mente estará más despejada para absorber todo.

Opta por una buena alimentación

Un dieta rica en proteínas e hidratos de carbono es básica para alimentar nuestro cuerpo. Y por supuesto, tiene efectos rápidos en nuestro cerebro. Opta por las verduras frescas y las frutas. Las legumbres serán tu complemento perfecto.
Combina esto con un trocito de chocolate ¡Claro que sí! El cacao tiene numerosos beneficios para nuestro cerebro, mejoran el funcionamiento cognitivo ya que estimulan la perfusión cerebral, además favorecen el aprendizaje y la memoria.

Medita

Dedicar al menos 10 minutos a ordenar tus ideas. Piensa en ti, conócete a fondo a través de la meditación. Esto hará que tus pensamientos se centren y evitarás divagaciones creando una fuerte concentración ¡Anímate a invertir tiempo en pensar!

Ten vida social

Por último y no menos importante, mantener contacto con otras personas es bueno para todo. Quizá cuenta con todos los beneficios de cada uno de los pasos anteriores. Despejan mente, ayudan a tu creatividad al alimentar tus sentidos con nuevos colores, personalidades y comentarios. Te ayudan a tener memoria para seguir el hilo de las conversaciones y siempre son una fuente de risas y bienestar.
En definitiva, es imprescindible cuidar de nosotros mismos para obtener aquello que deseamos. En nuestro caso desarrollar nuestra memoria. No te lo pienses e incorpora estos pequeños pasos en tu día a día, notarás los beneficios en tu cerebro y en tu bienestar
Y por cierto ¡No olvides llevar siempre encima algo para tomar notas, nunca sabes hasta qué punto la inspiración puede ser un gran empujón!

Quizás te interese...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...