martes, 10 de septiembre de 2013

EDICIÓN DE MANUSCRITOS (PASO 2)


ECONOMÍA DEL LENGUAJE.

A menos que seas un Ken follet, evita el exceso de adjetivos.
 Pregúntate si el hecho de que el protagonista lleve un gabán verde de paño con ribetes dorados, amplios bolsillos y cuello abotonado aporta realmente algo al contexto, ofrece información sobre el personaje o añade algo al clima.


A menudo, de nuevo, es más provechoso acudir a los recursos lingüísticos, comparación, símil o metáfora, que hacen aflorar automáticamente imágenes propias del lector, que a la descripción detallada, que exige al lector detenerse para captar imágenes complejas, entorpeciendo de paso, el dinamismo del relato. La historia se detiene y desengancha al lector; llegando incluso a aborrecer una obra con muchas posibilidades.

2 comentarios:

Laura Devoradoradelibros dijo...

Muy buen consejo xD

Un beso

Abanico de libros dijo...

Gracias Laura. Otro beso para tí guapetona. Espero que sirvan a todos los escritores como yo. A mi me parecen interesantes. Ya subiré más.

Quizás te interese...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...